Protección de datos personales y publicidad, ¿enemigos?

¿Cuántas veces nos hemos encontrado con departamentos de marketing que tienen la percepción de que implantar la normativa de protección de datos personales en el negocio implica el fin de la publicidad? Sin embargo, una vez que se inicia el proceso de adaptación y se va formando al personal, ¡voilà!, la perspectiva del departamento cambia.

Como todo, el mundo debe regirse por una serie de reglas, cuyo objetivo no es más que equilibrar distintos intereses y, en el caso de la normativa que regula la publicidad, es el de el empresario y el del consumidor – o futuro consumidor – de nuestros productos. El marketing es una parte imprescindible para los negocios. Necesitamos publicitarnos para que el mundo conozca qué necesidad cubrimos con nuestros servicios o productos y, hacerlo de forma legal, de hecho, puede ser la vía para alcanzar, realmente, a nuestro público objetivo.

A grosso modo, podemos plantearnos cuáles son las principales implicaciones de la normativa de protección de datos personales. Seamos sinceros, nuestra publicación viene a facilitaros las cosas, no queremos soltar el sermón y, por ello, os damos los siguientes tips:

  • Cuenta con una base de legitimación. La normativa nos dice que debe existir un fundamento, legal, por el tratamos los datos personales y nos da una pequeña lista. Principalmente, en publicidad será el consentimiento que nos otorgan las personas para recibir información sobre nuestra empresa.
    • Pero, como dirían, ¡la excepción confirma la regla! Otra alternativa es el interés legítimo. En tales casos, por tanto, no necesitamos el consentimiento, pero deben concurrir una serie de requisitos:
      • Que el destinatario de nuestras comunicaciones hubiera adquirido un producto de nuestra empresa,
      • hayamos obtenido sus datos de forma lícita (por ejemplo, el email durante el procedimiento de compra)
      • se le facilite publicidad sobre productos similares a los que hubiera adquirido el cliente,
      • dándole una alternativa sencilla para darse de baja y dejar de recibir estas comunicaciones.
  • Usa plataformas de envío de publicidad garantes. Busca aquellas que sean acordes a la normativa de protección de datos. Evita aquellas que pueden hacer, por ejemplo, transferencias internacionales de datos personales que no sean las admitidas por la normativa.
  • Forma a aquellos encargados de realizar la publicidad, o bien, si deseas externalizar este servicio en una empresa especializada, selecciona aquellos proveedores garantes. Formar al encargado de realizar las campañas de marketing en acciones que eviten incumplimientos de la normativa y, por tanto, lograr efectividad.
  • Dar información obligatoria en las comunicaciones comerciales. Identificar nuestra empresa como responsable de la comunicación, facilitar datos de contacto, indicar para qué y por qué tratamos los datos del destinatario, o informar sobre los derechos en materia de protección de datos, son algunos de los elementos que debe contener la comunicación.

Llegados a este punto, te preguntarás que, a parte de los beneficios obvios de cumplir una exigencia legal (que es la de evitar sanciones), qué puede aportarte:

  • Recabarás información realmente relevante para tu organización. Muchas campañas de marketing suelen recoger, incluso datos e información que tu organización no necesita. La clave no está en obtener mucha información, sino información útil. Ello te permitirá evaluar mejor el rendimiento de tus campañas publicitarias y cómo enfocar las futuras.
  • Ganarás credibilidad. Los destinatarios tendrán una mejor percepción de tu organización, comprometida con la normativa y, además, no sentirán que las comunicaciones son invasivas.
  • Evitarás ser calificado como SPAM. Gmail, Outlook, entre otros, utilizan diferentes algoritmos para detectar y clasificar diferentes comunicaciones como SPAM. Seguir nuestros consejos puede ayudarte a aparecer en la bandeja principal de tus destinatarios.
  • Evitarás fugas de información e, incluso, reducirás el número de bajas en las listas de suscripción.

¿Quieres hacer campañas de marketing efectivas? Es evidente que, tras lo que te hemos contado, hemos desmontado tu percepción inicial y, ¡sí!, protección de datos y publicidad, son totalmente complementarios y se benefician mutuamente. Puedes contar con nosotros para ayudarte y mejorar tu estrategia de marketing y alinearla a la legalidad.